Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+

Jeff Palhegyi inaugura la temporada 2017 del programa YARD Built, con esta personal re interpretación de la Yamaha SCR950.

Tras más de 20 años de experiencia realizando transformaciones sobre motos de Iwata, el equipo californiano de Jeff Palhegyi Designs ha elegido la Yamaha SCR950, como base para última de sus creaciones. Presentada inicialmente en los Estados Unidos, Yamaha enmarcó su bicilíndrica en la categoría Street Scrambler; una nueva etiqueta para definir una custom con ciertas ínfulas camperas.

Con un panorama en el que las transformaciones de tipo scrambler están ganando terreno, la escuadra de Palhegyi Designs no lo tuvo fácil a la hora de presentar algo que impactase y aportase algo nuevo. “La fuente de inspiración definitiva para llevar a cabo el proyecto fue la Yamaha Big Bear Scrambler“, comenta Jeff . La YDS3C Big Bear, fue una pequeña dos y medio con motor bicilíndrico de dos tiempos, que Yamaha sacó al mercado a finales de los ’60. De ella hereda pequeños detalles como el depósito en dos colores con el logo de Yamaha incrustado, o las cachas de goma en los laterales del mismo.

Entre los innumerables detalles que despliega esta transformación, encontramos un manillar Renthal, con un protector de la barra recubierto de piel Duane Ballard, a juego con el tapizado del  asiento, absolutamente setentero y con tachuelas en el centro. El basculante se ha recortado levemente y han montado una pareja de amortiguadores, de tarado algo más deportivo, Fox RC1 Podium de 14 pulgadas. El guardabarros anterior también se ha recortado y se ha colocado en una posición más elevada, a juego con el posterior que está coronado por un minúsculo piloto trasero.

Pero quizás uno de llos detalles que más nos han gustado, ha sido cómo han solucionado el sistema de escape. De entrada han abandonado el 2 en 1 que monta el modelo original, con un inmenso y antiestético silenciador, y han acoplado dos escapes independientes, que rodean el inmenso bicilíndico de 950 cc, con salida por ambos flancos. No podían faltar, además, las rejillas protectoras que toda scrambler luce sobre los escapes.

Llantas de aluminio con 40 radios, neumáticos de trail,  una pareja de discos con perfil “dentado” y un filtro de aire K&N con el logo de “Faster Sons” completan el trabajo llevado a cabo por este taller californiano.

Sin duda una pequeña “vuelta de tuerca” al modelo original, que acrecienta los genes scrambler de la SCR de serie.

Más noticias

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+