La firma de Varese anuncia, con este prototipo presentado en EICMA, el posible lanzamiento de esta deportiva de aire clásico, la MV Agusta Superveloce 800.

MV Agusta se apunta a la moda de las motos retro y se atreve con uno de los segmentos menos explotados, el de las motos deportivas (algo que nosotros ya sugerimos hace un tiempo a Ducati). La nueva MV Agusta Superveloce 800, presentada por el momento como concepto, estará disponible (si se alinean los astros …y sus nuevos inversores rusos) a mediados del próximo año y, si respetan fielmente el diseño desvelado en EICMA, esperamos que se haga realidad.

Tanto el chasis tipo Trellis con basculante monobrazo, el equipo de frenos Brembo y el propulsor de tres cilindros, derivan directamente de la MV Agusta F3 800, recibiendo este último ciertas mejoras con la idea de superar los 148 CV que rinde la F3. El carenado, fabricado en fibra de carbono, es el responsable de gran parte del atractivo de este modelo, con unas líneas que fusionan con gran acierto lo clásico y lo contemporáneo. Si nos desplazamos hacia atrás nos topamos con su depósito, asegurado con una correa de cuero, antes de llegar al asiento tapizado en una elegante piel perforada en rojo, y su puntiagudo colín. Tanto la redonda óptica delantera como el piloto trasero utilizan tecnología LED, mientras que la instrumentación está compuesta por una enorme pantalla TFT.

Especial atención merecen las llantas de 24 radios de la MV Agusta Superveloce 800, amalgama perfecta entre lo antiguo y lo moderno. Para terminar no podemos olvidarnos de su escape (3-1-3) firmado por SC Project, con salida asimétrica, y que recuerda enormemente a los usados en las MV’s 350 y 500 de GP que tantos éxitos lograron para la firma. Crucemos los dedos para que la Superveloce atruene tanto como sus predecesoras.