Magni 750 S Tributo MV Agusta

El constructor italiano nos cautiva una vez más con otra de sus espectaculares creaciones, esta vez rindiendo tributo a la mítica MV Agusta 750 S.

Giovani Magni (hijo menor de Arturo Magni y actual alma mater de la firma) vuelve a homenajear a la firma a la que su padre estuvo ligado tantos años, de la mano de esta Magni 750 S Tributo, una clásica moderna que comparte motorización con la MV Agusta Brutale 800 (ver Magni Filo Rosso).

Considerada por muchos una de las motos italianas más bonitas de la historia la MV Agusta 750 S, de la que se produjeron poco más de mil ejemplares (1152) a principios de los ‘70, fue una de las motos más elitistas en una época en la que modelos como la Honda CB750 comenzaban a liderar el mercado. Personalmente siempre he sentido cierta fascinación por este modelo, al tener grabado en mi memoria los ratos que, siendo un niño, permanecía subido a uno de los ejemplares que poseía Gabriel Corsín en su taller, mientras este departía con mi progenitor sobre los años dorados del motociclismo nacional.

Magni Sport 1200 S, Magni Storia, Magni 750 S Tributo, MV Agusta 750 SEs cierto que no es la primera vez que Magni homenajea a este modelo. A finales de los ‘90, y a manos del mismísimo Arturo, la Sport 1200 S (con una mecánica Suzuki Bandit 1200) fue el primer tributo a la MV 750 S, a la que siguió ya en 2013, como primera creación puntera de Giovanni, la Magni Storia sobre una MV Agusta Brutale 1090. Sin embargo considero la Magni 750 S Tributo, como la réplica de las réplicas.

Construida alrededor del tricilíndrico de la Brutale 800 de Varese, con 110 CV, su imagen setentera no es más que un espejismo ya que absolutamente todos sus componentes han sido fabricados expresamente. Chasis tubular en acero al cromo molibdeno (25CroMo4) con soldaduras en tungsteno (TIG), suspensiones teutonas firmadas por Oram, pinzas Brembo Serie Oro de 4 pistones, llantas de radios JoNich… Todo, aderezado con el clásico esquema tricolor en su depósito y el mítico asiento tapizado en rojo.

Como ocurre en otras ocasiones, es difícil que un remake iguale al modelo original. Pero también es cierto que, por algo más de 36.000 €, podremos recuperar ciertos sueños de infancia y asegurarnos la efectividad de una moto moderna.

Fuente: Bike EXIF

Ads