Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+

sting_motos

La última creación del constructor taiwanés Rough Crafts es esta MV Agusta Brutale 800 RR con toques del pasado.

Winston Yeh nos vuelve a sorprender con una de sus impactantes transformaciones. Tras varios años trabajando sobre máquinas de Milwaukee, en su etapa más reciente está abriendo el abanico hacia otros fabricantes, Yamaha, BMW y en esta ocasión le ha tocado a una italiana, MV Agusta.

La agraciada para dejarse “meter mano” por el constructor taiwanés, ha sido la bestial Brutale 800 RR. La RR es la versión más sofisticada de las naked tricilíndricas de 800 cc, una saga que se completa con la  675 y la 1090. Una moto de apenas 175 kg con un tres cilindros capaz de rendir 140 CV. Comprenderéis que con  estas cifras, Yeh no se ha complicado con la laboriosa tarea de “apretar” el motor.

Sin embargo, donde si le ha echado un montón de horas ha sido en la parte estética. De un primer vistazo, su tren delantero nos revela claramente la inspiración. El carenado nos recuerda a aquellos antiestéticos dustbin (cubo de basura) que lucían las motos de carreras de finales de los ’50. Aquellos carenados que terminaron prohibiéndose por el peligro que suponían en situaciones de viento lateral. Sin embargo, en Rough Crafts han evolucionado este concepto y han  evitado cubrir la rueda delantera en su totalidad, permitiendo así el flujo de aire.  Además, para eludir comprometer la dirección con un posible bloqueo, el carenado de fibra de carbono está anclado a la horquilla Öhlins FGR800 y gira solidario a esta.  Una toma de aire en su parte frontal permite el flujo del mismo hasta el airbox y dos aberturas en la zona inferior, ayudan a la ventilación del equipo de frenos firmado por Beringer.

Pero los guiños al pasado no terminan aquí. Si seguimos la línea de la moto nos topamos con el depósito que, también cubierto de fibra de carbono, se extiende hacia abajo desplegando dos alerones. Este detalle, visto desde uno de sus lados, nos trae a la mente la AJS E95 Porcupine, con su inmenso depósito. A esto también ayuda la elección de la decoración, en negro (con la fibra de carbono en bruto) y el fileteado dorado.

Mención especial merece el trabajo realizado en el colín, sobre un subchasis de nueva factura, la instrumentación original de la Brutale incrustada en el depósito, o la pareja de llantas de 17″ y 6 brazos, fabricadas por Wukawa Industry, inspiradas en las antiguas motos de Gran Premio.

Para rematar esta espectacular preparación, y dejarla redonda, el escape original se ha sustituido por un trío de megáfonos de la firma HP Corse (Hydro-Tre), que casan a la perfección con las líneas de la moto.

Y, para aquellos que estén interesados en darse una vuelta por carretera, el carenado se puede desmontar rápidamente y anclar en su parte frontal un equipo de iluminación. Pero sinceramente, quién iba a querer de despojar a esta belleza de su atractivo principal. Nosotros no.

sting_motos

Más noticias

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+