Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+

¿Qué pensaríais si os dijésemos que para conocer una de las Ducati más exclusivas del panorama actual, hay que viajar hasta Australia?

No, no nos hemos vuelto locos. Los que quizás si que lo han hecho (en el buen sentido), han sido Brook Henry y Andrew Cathcart, responsables de Vee Two Australia. Movidos por su pasión por el universo Ducati, se han liado la manta a la cabeza y han fabricado una de las mejores réplicas de la Ducati 750 SS, convenientemente actualizada.

En 1972 Paul Smart consiguió la victoria en la 200 Millas de Imola, sobre una Ducati 750 Imola Desmo. Equipada con un propulsor ideado por el maestro Fabio Taglioni, fue la primera bicilíndrica en L de competición, de Borgo Panigale, equipada con distribución desmodrómica. Un año más tarde, y como tributo a la victoria de Smart, Ducati presentó la 750 SS en el Salón de Milán. Tan solo fabricaron 401 ejemplares de la SS de chasis verde, una fiel réplica de la moto con la que Paul Smart llegó a lo más alto en las 200 Millas de Imola y, para algunos, una de las deportivas más especiales de la historia.

Utilizando elementos del pasado y la tecnología más actual, a partes iguales, Vee Two ha puesto en escena lo que podría ser el tope de gama de la desaparecida familia Sport Classic.

Cuarenta y cinco años después, y tras alcanzar unos precios de venta absolutamente extratosféricos, una empresa australiana especializada desde hace 40 años a la restauración y preparación de Ducati (y especialmente en sus motores con distribución por engranajes cónicos) se ha decidido a resucitar este mítico modelo.

Utilizando elementos del pasado y la tecnología más actual, a partes iguales, Vee Two ha puesto en escena lo que podría ser el tope de gama de la desaparecida familia Sport Classic. Al observarla por primera vez, su estética clásica puede llegar a chocar con algunos componentes actuales, pero una vez que conoces todos los detalles en profundidad, te das cuenta de que todo tiene una razón de ser. Crear la clásica-moderna definitiva.

Está construida sobre un chasis de una Ducati 900 MHR del ‘81, al que han modificado sus geometrías, re-posicionado los soportes del motor y despojado de todo lo innecesario. Sobre él, monta un equipo de frenos y suspensiones a la altura de cualquier deportiva actual. Horquilla Öhlins FG511 de 43mm (igual que la de la 1089S), dos amortiguadores suecos 36PL y un juego de frenos Brembo, con 2 potentes pinzas radiales M4 delante y una pinza P34 de dos pistones detrás. Depósito, colín y semicarenado han sido rediseñados por Vee Two siguiendo el estilo del modelo original y combinan el gris plata, de la 750SS, con el mítico verde del chasis del ‘73.

El motor Vee Two Ritorno de 992cc, es una recreación del último propulsor con distribución por engranajes cónicos fabricado por Ducati.

El trabajo es tan bueno que, a simple vista, podría parecernos una SS con un equipo de suspensión y frenos actuales. Pero nada más lejos de la realidad. Además de ser más corta y compacta que el modelo original, al acercarnos al motor descubrimos la verdadera joya de esta máquina.

El motor Vee Two Ritorno de 992cc, es una recreación del último propulsor con distribución por engranajes cónicos fabricado por Ducati. Aquel motor que equipaba la 900 con la que Mike Hailwood ganó el TT de 1978, en la Isla de Man, tras su retorno a la competición. Aquel del que tan solo se llegaron a producir 10 unidades y del que Brook Henry (fundador de la compañía autraliana) consiguió, hace algunos años, hacerse con los planos del diseño original de NCR Ducati.

Externamente es una fiel reproducción del motor de competición de finales de los ‘70, pero internamente incorpora tecnología actual y lo último en materiales ligeros. Los cárteres son de aluminio de alta resistencia con tratamiento térmico de fundición en arena, y algunos elementos se han realizado en aleaciones de magnesio. Los cilindros se ha rediseñado y han recibido un recubrimiento en Nikasil. Se han pulido las culatas y se ha modificado el ángulo de las válvulas. El cigüeñal ha sido aligerado y re equilibrado. Monta un embrague en seco, con el ánimo de aligerar peso al máximo y evitar el sobrecalentamiento del aceite. Dos carburadores Keihin FCR41mm se ocupan de proveer, a esta bestia, de la mezcla perfecta de aire/gasolina. El conjunto, permite a este bicilíndrico rendir una potencia de 126 CV a 8500 rpm y un par motor de 129 Nm a 5000rpm. Nada mal para un motor “de finales de los ‘70” 😉

Tras conocer el resultado, el esfuerzo ha merecido la pena.

Acostumbrados a disfrutar de remakes de modelos clásicos con propulsores de nueva factura, fabricados en serie y, en ocasiones, con prestaciones “del pasado”, es de agradecer que en Vee Two hayan decidido conservar todo el sabor del motor original, con el aliciente de ofrecer unas prestaciones más que respetables.

Inicialmente el motor se creó para ofrecérselo a los orgullosos poseedores de 750 SS que, o querían rejuvenecer el motor de su clásica, o buscaban “más madera”. Pero cuando Andrew Cathcart (hijo mayor del ilustre Alan Catharcat) llegó a las filas de Vee Two y descubrió esta obra de arte, decidió que tenían que embarcarse en un proyecto como el que nos ocupa y fabricar una moto desde cero. Y la verdad es que, tras conocer el resultado, el esfuerzo ha merecido la pena.

Más noticias

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+