Con motivo de la celebración de la Glemseck 101, el cinco veces Campeón del Mundo de la categoría de 500 vuelve a la competición sobre esta espectacular Honda CB1000R.

El piloto australiano de 53 años volverá a subirse a una Honda para participar en la Glemseck 101 (Alemania), uno de los eventos motociclistas más importantes de Europa donde se dan cita diseñadores, preparadores y un gran número de aficionados a las motos preparadas y cafe racer. La particularidad es que en esta ocasión, en lugar de encandilar al público con su peculiar y efectivo estilo de conducción en circuito de velocidad, lo hará en el ⅛ de milla, una drag race, a lomos de la nueva maxi naked del ala dorada, la Honda CB1000R.

Detrás de esta preparación están los chicos de Honda Racing UK, que han adaptado convenientemente para la ocasión la última cafe racer de Honda. Equipo de suspensiones derivado de la CB1000RR Fireblade SP, equipo de frenos Brembo con pinzas M4 delante, embrague de competición, escape Akrapovic y un basculante monobrazo más largo, para facilitar de la tarea de acelerar al máximo durante aproximadamente 200 metros. Todo ello aderezado con una selección de accesorios originales firmados por Rizoma y una atractiva decoración con el clásico esquema tricolor de HRC.

Por lo demás confían en las excelentes prestaciones del cuatro cilindros de la CB1000R, con 143 CV y unas magníficas dotes de aceleración (no olvidemos que gracias a su desarrollo más corto acelera más que una Fireblade hasta 130 km/h).

 – Ver Honda CB1000R

Además Honda acudirá al evento con otras cinco preparaciones especiales (3 basadas en modelos clásicos de la firma y dos de su gama actual): Honda CX500 preparada por Libra Coachworks, Honda CB750 Seven Fifty de Kaspeed Customs, Honda GL 1000 Gold Wing obra del holandés Roy Holtman, Honda Monkey 125 realizada por Kingston Customs y otra CB1000R (Neo Daemon) por parte del constructor germano Jens Kratschmar.